Depilación láser para resolver hirsutismo o problemas hormonales

La depilación láser no debe verse sólo como una herramienta estética, ya que puede utilizarse también para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren problemas hormonales que dificultan sus relaciones sociales o reducen su autoestima.

Hay varios tipos de problemas hormonales que pueden favorecer el crecimiento del vello. Uno de ellos es el hirsutismo, que es el crecimiento excesivo de vello terminal (grueso y oscuro) en las mujeres, siguiendo un patrón masculino de distribución: patillas, barbilla, cuello, tórax y abdomen, muslos, espalda… Esto afecta su apariencia y puede dificultar las relaciones sociales de la persona.

En casos como estos, la depilación láser supone la herramienta más eficaz para conseguir una solución permanente, ya que a través de acudir a diversas sesiones, se va consiguiendo una eliminación progresiva del vello. Incluso en los casos más difíciles, en los que el vello puede volver a crecer, éste irá siendo cada vez más débil, fino y claro.

Dados los avances en la tecnología láser y la multitud de sistemas disponibles actualmente, es posible encontrar un tratamiento eficaz para todos los tipos de piel sin representar riesgos para la salud del paciente.

Es posible que los pacientes necesiten realizar diversas sesiones de mantenimiento, debido a las diferentes fases de crecimiento del pelo, ya que el láser sólo actúa sobre los folículos que están activos y en fase de crecimiento, dejando intactos los demás, lo que puede provocar que vaya apareciendo nuevo vello al ir activándose nuevos folículos, que habrá que tratar. Por ello, el tratamiento de depilación láser suele sucederse a lo largo de seis u ocho sesiones, distribuidas mensualmente, para dar tiempo a que nuevos folículos puedan activarse y ser tratados.

De todos modos, dado que tras un problema de hirsutismo siempre hay una causa hormonal subyacente, se recomienda que los pacientes acudan primero a un medico que pueda diagnosticar y tratar adecuadamente su problema antes de someterse a la depilación láser.