¿Qué es la depilación láser?

El vello corporal es tolerado por algunas personas pero odiado por muchas otras. En la actualidad, muchísimos hombres y mujeres desean eliminarlo para ofrecer una mejor imagen física. El proceso de eliminar el vello no deseado puede ser lento, aburrido, cansado y, según el método, doloroso o dañino para nuestra piel.

Hay una lista casi infinita de métodos depilatorios: el afeitado, la cera, la electrolisis, las cremas depilatorias… Cada uno de los métodos tiene sus ventajas y desventajas y puede ser complicado elegir la que se adecua más a nuestro tipo de piel, nuestro estilo de vida y los resultados que deseamos obtener. La depilación láser es una de estas técnicas, que está ganando en popularidad como un método fácil y eficaz de eliminar el vello no deseado.

La depilación láser es un tratamiento que permite la eliminación del vello sin tener que recurrir al rutinario afeitado con cuchillas o a la utilización de cera. Los tratamientos con láser permiten la eliminación de más de un pelo cada vez, por lo que en un breve periodo de tiempo podremos depilar zonas amplias del cuerpo como la espalda, los hombros, las piernas o la cara. Los tratamientos depilatorios con láser son una manera segura, efectiva y rápida de eliminar permanentemente el vello no deseado.

Las terapias de depilación láser requieren de varias sesiones para conseguir un resultado efectivo y procurar los máximos beneficios. El tipo de láser y su configuración serán calibrados por un profesional con el fin de minimizar los riesgos y conseguir los mejores resultados según el caso particular de cada cliente.

Además, el tratamiento con láser daña o destruye los folículos que están en la fase activa de su ciclo de crecimiento. La energía del láser traspasa la superficie de la piel y es absorbida por el pigmento del folículo piloso. Durante el procedimiento, el láser emite pulsaciones durante una fracción de segundo, tiempo suficiente para calentar el pelo e impedir de forma significativa la capacidad de recrecimiento del folículo. Durante la fase de crecimiento, el pelo tiene una gran abundancia de melanina, lo que hace que quede muy afectado por el tratamiento con láser.

Por ello, la depilación láser no sólo elimina de forma eficaz el vello visible sino que interrumpe el proceso de crecimiento de nuevo vello, por lo que se revela como un tratamiento efectivo para el control del vello no deseado.